Ángel Orozco
Ángel Orozco

Reflexiones artísticas

El arte es quizás la única actividad humana capaz de reemplazar a la religión. Desde el principio de los tiempos necesitamos creer que existe otra realidad en la que podemos redimirnos. Y eso es precisamente lo que ofrecen los creadores. El artista, como el místico, oscila entre el tormento y el éxtasis. En la dinámica de esa experiencia pendular surge la creación, ese gran misterio.

¿Por qué nos maravillamos ante la armonía de un cuadro, la exactitud de un poema o la emoción de la música? Tal vez la respuesta radique en nuestro miedo a la soledad. Hay siempre un refugio en todo lo estético que desde el caos es creado por el ser humano y para el ser humano. Frente a la obra de arte nunca estamos solos. La armonía conforta el espíritu, aun llena de tormentos y horrores como en un cuadro del Bosco. El arte es casi tan redentor como cualquier religión. De cierta manera es una religión en la que no hacen falta conversiones ni arrepentimientos porque el júbilo está asegurado para todo aquel que quiera participar.

Lauren Mendinueta.

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
© Angel Orozco

Página web creada con 1&1 IONOS Mi Web.